DIVERSIDAD FUNCIONAL

A través de la TAA en personas con discapacidad intelectual  se pueden trabajar  aspectos como la comunicación interpersonal; la potenciación del seguimiento de instrucciones y afianzamiento de conceptos básicos.

En personas con parálisis cerebral se trabaja la disminución de la espasticidad motriz, acariciando al animal, lo que hace que disminuya el estrés y la ansiedad, así como los movimientos en los miembros superiores y la relajación corporal.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los niños/adolescentes con Trastorno de Espectro Autista y sus familias, el perro de terapia actúa como elemento facilitador de la comunicación verbal y no verbal, el animal ayuda a relacionarse con el mundo exterior  mejorando así las relaciones sociales y expresión afectiva. Los perros despiertan en los niños autistas comportamientos sociales de los que suelen carecer y avivan en ellos emociones positivas. Otros de los beneficios que se obtienen con la aplicación de la terapia con perros son la disminución de sus estereotipias motoras; el aumento de los tiempos de atención y la mejora del contacto visual.